Un empleado programó fallos periódicos en su software para asegurarse tener siempre trabajo

Encontrar hoy en día trabajo es una tarea bastante díficil y claro está que una vez encontrado queremos  mantenerlo a toda costa, seguramente esto fué lo que penso el protagonista de esta historia, David A. Tinley.

David A. Tinley, era un empleado de 62 años que trabajaba para la compañía Siemens en Pensilvani, Estados Unidos, que ante la ascendente  demanda de proyectos de automatización, un sía se le ocurrió la manera de tener trabajo para siempre.

Busco la manera de ser indispensable y no perder su fuente de ingresos ante la posible llegada de un software que hiciera su trabajo.

Desde el año 2000, David A. Tinley  fue el responsable de programar un sofware basado en hojas de cálculo de microsoft que Siemens utilizaba para gestionar los pedidos de equipos eléctricos.

¿Donde esta el truco?

David A. Tinley incorporó al software “bombas lógicas”  que  programan un fallo de forma aleatoria, de esta manera y al ser el propietario del software, Siemens siempre tendría que llamarlo y pagarle por sus horas prestadas para solucionar el fallo, sin duda una jugada maestra para “fidelizar” clientes.

Todo iba de maravilla… hasta que en mayo de 2016 el fallo volvió a aparecer, coincidiendo con un viaje de Tinley fuera de lestado de Pensilvania,  siendo obligado a facilitar sus contraseñas de acceso a la compañia.

Fué entonces cuando Siemens encontró estas “bombas lógicas” en los scripts de las hojas de cálculo, ante esta situación, puso a programadores y abogados a analizar el software, para descubrir que había en él, una tarea que según informa Siemens, costo alrededor de 42.000 dólares más otros 5.000 de daños.

Con todas estas pruebas, Siemens denunció a David A. Tinley  por fraude, de “arreglar problemas que realmente no existián en el software y cobrar por ello.

Cuando fallaba el sotware, David A. Tinley  sólo tenia que reiniciar un contador, que desataria el siguiente fallo,  y así seguir facturando horas por no hacer nada.

Siemens demostró todo lo que le habia pagado durante esos años, por tan solo reiniciar un contador, y aunque David A. Tinley  al principio negó todo lo ocurrido alegando que no pusó “bombas lógicas” si no para proteger su código propietario, incluso llegó a culpar a las actualizados que enviaba Microsoft para Excel.

Finalmente David A. Tinley  admitió el hecho y se declaró culpable de daño intencional a un ordenador protegido de Siemens, enfrentandose a una pena de 10 años de prisión y una multade 250.000 dólares. Finalmente  tan sólo tuvo que pagar una múlta de 7.500 dólares y cumplir 6 meses de prisión.

 

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies