Tu perro podría no tener la edad que piensas, nueva fórmula para calcular la edad de tu perro en años humanos.

Hasta ahora, siempre se ha dicho que para calcular cuántos años humanos tiene un perro había que multiplicar su edad por siete. De esta forma, nos podíamos hacer una idea de lo mayor que es un perro y cómo es su proceso de envejecimiento.

Esta fórmula, que veníamos usando para obtener esta equivalencia de edad, nace de dividir la esperanza de vida de una persona de 77 años y la de un perro de 11 años, siendo un simple entretenimiento popular porque esta fórmula está completamente desacreditada.

El nuevo estudio, publicado por bioRxiv, se centra en varios factores. Se tiene en cuenta que la esperanza de vida de un perro puede variar de forma significativa en función de su raza, además de su tamaño (los perros más pequeños suelen vivir algo más que los de mayor tamaño, por lo que estos envejecen más lentamente).

Los científicos tuvieron en cuenta que las modificaciones químicas del ADN de un ser humano a lo largo de su vida crean lo que se conoce como un reloj epigenético. Una de esas modificaciones es la adición de grupos de metilo a secuencias de ADN específicas, que rastrea la edad biológica humana.

Los perros también tienen relojes epigenéticos, ya viven en los mismos entornos que los humanos y muchos reciben tratamientos médicos y atenciones similares.

Como explican en la web de la revista «Science», todos los perros, sin importar la raza, siguen una trayectoria de desarrollo similar, alcanzan la pubertad alrededor de los 10 meses y mueren antes de los 20 años.

Por tanto, los autores de este nuevo estudio sobre la edad de los perros sugieren que una forma sensata de medir la edad biológica es a través de estos «relojes epigenéticos», por lo que llegaron a la siguiente fórmula para calcular la edad de los perros.

La edad humana equivalente es igual a 16 veces el logaritmo neperiano de la edad del perro, en años, más 31.

Simplificando, el primer año de vida de un perro, equivale a 31 años humanos, a partir de ahí, por cada año que cumple el perro hay que sumar 11 para obtener el equivalente humano.

En resumen, un perro, durante sus primeros años, se desarrolla mucho más rápido de lo que lo hace un ser humano, pero esta progresión se va frenando de forma considerable a medida que va envejeciendo.

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies