Un hombre guarda todas las uñas que se corta desde hace 36 años

Cada persona busca un hobby, un pasatiempo, algunos hacen bricolaje y otros coleccionan cosas,  y de colecciones trata la siguiente historia.

Richard Gibson, un inversor de 58 años de Lafayette, Louisiana, ha dedicado gran parte de su vida a este pasatiempo, un hobby muy particular por lo que colecciona desde hace 36 años, sus propias uñas de las manos y pies.

Las ha ido acumulando a lo largo de estos años en un frasco de vidrio y, según cuenta, tiene que estar ocultándolo de las visitas que llegan a la casa y hasta de su ex-esposa, por que claro, a quién le gusta llegar a una casa y ver un tarro lleno de uñas al lado del tarro de las galletas…

Este curioso pasatiempo empezó en febrero de 1978, cuando después de cortarse las uñas decidió no tirarlas, sino guardarlas en su cajita de manicura. Lo que le supuso una duda existencial, ¿cuánto tardaría en llenarla?, y dos años después ya necesitaba un lugar más grande para su creciente colección. Ahí fueron pasando los años, y 34 años después, este frasco de vidrio está al 99% de su capacidad.

Y todo este esfuerzo y constancia tiene su premio:  en el último libro de Ripley’s Believe it or Not (Ripley: créalo o no), llamado “Reality Shock”, la curiosa colección de Gibson se ganó un lugar.

“Estoy esperando para mostrarle el libro a mi esposa. A ella siempre le molestó mi pasatiempo”, asegura el hombre. (lo mismo fue lo que llenó su frasco para decidir separarse)

“No es como ganarse un Oscar, pero estoy orgulloso”, concluye.

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies