Rocío Flores le abre su corazón a Yiya en esta nueva etapa

La última semana en Supervivientes, la organización ha decidido juntar a todos los concursantes en la misma isla, algo que, sorprendentemente, le ha venido muy bien a Rocío Flores y Yiya, que han izado la bandera blanca entre ellas.

 

Las dos concursantes, a pesar de los malos rollos que han tenido en el pasado, están llegando a tener una relación de cordialidad, llevándolas a mantener incluso conversaciones más íntimas.

Rocío ha vuelto a abrir su corazón y le ha contado a Yiya su experiencia tras mudarse a Málaga hace 7 años para vivir con su padre, Antonio David Flores.

 

Rocío ha confesado que fue una experiencia dura al principio. Llegar a una ciudad desconocida desde la capital, teniendo que cambiar de colegio y dejando atrás tu vida y a tus amigos es algo muy duro para una adolescente. Sin embargo, ahora está encantada viviendo en Málaga.

 

Actualmente, Rocío ni se plantea volver a Madrid, alegando que le da ansiedad pensar en el tráfico de allí.

Además de abrirle su corazón a Yiya, las dos chicas se han unido más al criticar a Nyno, ya expulsado, que no se llevaba bien con ninguna de las dos. Criticaban que mentía a la organización al decir que no se había comido los cocos cuando no era verdad, y era muy poco compañero porque le daba igual que le quitaran la comida a los demás.

 

Las chicas están empezando a estrechar lazos, algo muy positivo para ellas y para todos los Supervivientes, por lo que esperamos que dure mucho.

Comparte: