Unos «youtubers» devuelven a su hijo adoptivo con autismo por sus necesidades especiales

La «youtuber» estadounidense Myka Stauffer y su marido James han sido duramente criticados tras la polémica generada tras anunciar que habían tomado la triste decisión de «reubicar» a su hijo Huxley con otra familia.

Aquí el vídeo de su primer encuentro, que supera los 5.5 millones de visualizaciones.

La pareja, que acumula más de 167.000 seguidores en Instagram, subió un vídeo a YouTube en el que contaba que, al llegar a casa, no conocían los problemas de autismo que sufría el pequeño y que “no les informaron” de esas “necesidades especiales”.

Huxley, quien fue adoptado por esta pareja en octubre de 2018, tenía autismo y trastorno del procesamiento sensorial debido a un derrame cerebral en el útero, algo que, según esta pareja, no le comunicaron.

Nos dijeron que tenía un tumor cerebral.

A pesar de esta «sorpresa» desde que lo adoptaron, iniciaron una serie de terapias para cuidarle, y en este último año la habían intensificado.

Lo queremos como a nuestros cuatro hijos biológicos

Huxley, de 4 años, vive ya con otra familia con la que, según han contado desde su canal de YouTube, «está prosperando».

A pesar de estas explicaciones, muchos han criticado a esta pareja de haber utilizado al niño como reclamo para su canal y lucrarse con ello, ya que Stauffer compartía numerosas publicaciones y vídeos con Huxley en sus redes sociales, incluso un vídeo patrocinado por una empresa de detergente infantil, o vídeos de todo el proceso de adopción que enlazaban a al marca de aceites esenciales Young Living.

 

Myka Stauffer cuenta con más de 1,5 millones de suscriptores solo en YouTube (más bien contaba, ya que tras esta polémica ha perdido casi la mitad) que han visto los altibajos de Huxley desde que llegó a su casa. Además, la familia recaudó fondos a través de las redes sociales para poder adoptarlo.

Huxley estaba tan presente en sus redes sociales que tras dos meses sin aparecer en ninguna de sus publicaciones, muchos seguidores preguntaron que pasaba, finalmente la pareja, por medio de un vídeo, ha contado lo sucedido.

La pareja finaliza su vídeo pidiendo a sus seguidores que no les hagan comentarios ofensivos si les ven divirtiéndose o pasando un buen rato en sus redes sociales porque por dentro están “destrozados”.

A pesar de las explicaciones de la pareja, un usuario ha decidido crear en la plataforma Change.org una petición para que se le retiren los beneficios generados por todo contenido donde aparece Huxley.

Los niños son hoy en día un reclamo en las redes sociales y muchos padres «youtubers» los utilizan para ganar dinero vendiendo su intimidad.

 

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies