Sanidad obligará a llevar mascarilla hasta que haya vacuna o considere que la pandemia ha concluido

Parece ser que las mascarillas se quedarán mucho tiempo con nosotros, así lo ha aprobado el Consejo de Ministros en el Decreto con el que se regulará la llamada “nueva normalidad” tras la finalización del estado de alarma.

Según ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el uso de mascarilla seguirá vigente hasta que el Gobierno considere que la pandemia ha finalizado o bien llegue una vacuna contra el virus.

Hasta ese momento, llevar mascarilla o guardar la distancia de seguridad interpersonal de al menos metro y medio será obligatoria, al igual que el resto de medidas ya adoptadas por el Ejecutivo en este documento, en el que también se obligará a todas las autonomías a establecer planes de contingencia en hospitales y residencias de ancianos para evitar que haya un rebrote.

Hasta que salga una vacuna que sea eficaz, la última palabra para levantar las medidas de prevención la tendrá el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, Sanidad deberá motivar su decisión en la luz verde del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Las medidas del Real Decreto que hemos aprobado estarán vigentes hasta que el Gobierno, de forma motivada habiendo escuchando a las comunidades autónomas y con un informe del CCAES, considere acabada la crisis

Este nuevo decreto mantendrá una línea continuista sobre las medidas ya establecidas. De este modo, y aunque no haya grandes restricciones sobre la actividad económica, sí continuarán las instrucciones en materia sanitaria, ya que seguirá siendo obligatorio realizar test diagnóstico PCR o similar a todos aquellos casos sospechosos.

También deberán seguir facilitando los datos epidemiológicos de sanidad las comunidades autónomas para poder continuar con el seguimiento como se ha venido haciendo hasta ahora y así poder actuar lo antes posible en caso de detectarse rebrotes.

Además, se establecerán obligaciones más estrictas para las residencias de ancianos, debido a que han sido uno de los epicentros de la pandemia.

Otro punto a destacar es que obligará a las compañías aéreas y de transporte por carretera a que conserven, durante un mes, los datos de sus pasajeros y la ubicación de su asiento para que puedan ser identificados en el caso de que aparezca un positivo que viajase en ese medio de transporte.

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies