Rocío Flores presume de físico tras su paso por «Supervivientes 2020»

El paso por el concurso a Rocío Flores le ha sentado bastante bien, no solo a nivel personal, donde pudo dar un paso hacia una posible reconciliación con su madre, también físicamente.

Ahora la joven disfruta de un verano en la «nueva normalidad» junto a su familia y a su inseparable novio Manuel, una relación de la que le gusta presumir y mostrar lo enamorados que están.

Su vida sentimental no ha variado mucho, lo que ha si ha cambiado es su físico desde que comenzó su periplo por Honduras y ha ido bajando de peso, llegó a perder 16 kilos durante el concurso.

Ahora la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco presume de su figura que ha conseguido mantener y mejorar evitando el efecto rebote que suele sucederle a los participantes de Supervivientes que una vez finaliza el concurso vuelven a recuperar esos kilos perdidos o incluso ganar más.

 

Un cambio bastante radical en lo que respecta  hace unos meses donde mostraba un sobrepeso, ahora se somete a sesiones de maderoterapia corporal, una técnica que ayuda a reducir la celulitis, activa el sistema circulatorio y el sistema linfático, reafirmando y tonificando y que ayuda a perder peso y volumen, pero seguramente lo que le ha ayudado a bajar esos «kilitos» ha sido comer de una forma saludable.

 

 

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies