«Sálvame» condenado a pagar 50.000 euros de indemnización a Cayetano Martínez de Irujo

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Mediaset, concretamente a su programa «Sálvame» a pagar una indemnización de 50.000 euros a Cayetano Martínez de Irujo, tras la demanda presentada por este.

Cayetano demandó a los colaboradores Kiko Hernández, Mila Ximénez y la productora de «Sálvame» por la emisión de los programas de Sálvame Diario Limón y Naranja emitidos en Telecinco, los días 28, 29 y 30 de noviembre y 1 de diciembre de 2017 que causaron un daño moral al demandante.

View this post on Instagram

Elegast sin ninguna duda ha sido mi mejor caballo, doy gracias a Dios de haber tenido un caballo así. Lo compre con 5 años. Habiendo nacido en un país sin cría relevante, el hecho de haber vivido en Holanda y de haber contado con la ayuda técnica de Henk Nooren nos llevó a convertirlo en un crack. Con el conseguí unos logros deportivos en el nivel más alto de la competición internacional. #elegast #mynumberone #horseofinstagram #equestrian #chioaachen #worldequestriangamesstockholm #worldequestriangames #csiocopenhague #csiorome #csiolabaule #csioluxemburg #worldcuphelsinki #europeanchampionship #nationscup #worldcupamsterdam #grandprix #showjumping #henknooren

A post shared by Cayetano Martinez de Irujo (@cayetanomartinezdeirujo) on

El tribunal condenó solidariamente a «‘Mediaset España Comunicación» y a La Fábrica de la Tele a publicitar en los programas ‘Sálvame’

Además de pagar esta indemnización, también deberá retirar de la web mitele.es las partes de las grabaciones de los programas en la que se hace referencia al Cayetano.

También absolvió a los condenados del resto de las peticiones de la demanda, por lo que no ha establecido ninguna indemnización a Cayetano Martínez, que reclamaba 291.000 euros por daños morales.

Según lo expuesto por el tribunal tras las visualizaciones de los programas se llega a la conclusión que las declaraciones de los participantes de los colaboradores, como las del presentador o las del propio programa mediante voz superpuesta, como los vídeos emitidos, no estaban presididos por ninguna finalidad informativa.

Comparte: