Dinamarca implantará la jubilación anticipada para empleos de más carga física

El Gobierno de Dinamarca estudia implantar una nueva jubilación anticipada para premiar así a los trabajadores con una larga vida laboral en empleos de gran carga física, lo que supondrá un gran giro en las políticas del gobierno tras años de recortes de prestaciones y pensiones.

El plan que fue presentado la semana pasada por la primera ministra socialdemócrata, Mette Frederiksen, responde a la promesa durante la campaña electoral hace un año.

Esta nueva medida es solo cuestión de dignidad y justicia, pues cuando uno ha trabajado muchos años y ha hecho lo que debía, tiene que poder retirarse con dignidad.

Con estas palabras Mette, presentaba este nuevo plan que se basa en un modelo complejo que premiará los años cotizados para poder jubilarse antes sin tener ninguna penalización, según los cálculos efectuados, la edad clave sería los 61 años, por tanto quien tenga 42 años trabajados podrá jubilarse uno antes de la edad de jubilación, que esta está fijada en 68 para el año 2022, si tiene 43, dos años antes y con 44 años trabajados podrá hacerlo 3 años antes.

En el cálculo de los años de vida laboral se incluirán tanto los trabajos fijos como a tiempo parcial, ya sea por cuenta propia o ajena, así como tiempo con permiso parental o con prestaciones de desempleo.

La cuantía a percibir  es de 13.550 coronas, al cambio unos 1.820 euros, algo que en Dinamarca es una renta baja, por el alto nivel de vida y la carga fiscal que ronda el 40%, aunque se podría completar con hasta unos 3.200 euros anuales de trabajos a tiempo parcial.

El Gobierno estima que tras su puesta en marcha, unas 38.000 personas podrán ya solicitarla en 2022, pero solo 22.000 lo harán, y de ellas, 6.000 serán mano de obra activa; el resto corresponderá a gente que percibe alguna ayuda al desempleo o de otro tipo.

Esto supondrá un cote para las arcas públicas de unos 2.600 millones de coronas, es decir 349 millones de euros al año hasta 2035, cuando el número de personas que puedan solicitarla aumente y su coste ronde los 403 millones. Debido al alto coste y que posiblemente estos puedan variar, se abre la puerta a una revisión anual del modelo.

La medida no ha sido bien recibida por los demás partidos, sobre todo porque se teme que termine siendo financiada con una subida de impuestos.

 

 

Comparte: