Kiko Matamoros tendrá que volver a pasar por quirófano

Kiko Matamoros no levanta cabeza después de que tuviese que ser intervenido de urgencia este verano.

 

Al comienzo de sus vacaciones en Ibiza junto a su pareja Marta López Álamo, Kiko Matamoros fue ingresado por un problema vesicular, que luego se complicó con una infección que lo mantuvo varias semanas hospitalizado.

 

Tras finalizar todo este duro proceso, bastante tocado físicamente, decidió retomar sus vacaciones junto a su chica, actitud que fue duramente criticada por sus compañeros de “Sálvame”. Además, también ha criticado su participación telefónica en el programa mientras estaba ingresado, cosa que no le ha hecho gracia a Matamoros.

 

Para defenderse de estas acusaciones, Kiko Matamoros ha entrado al teléfono y, de paso, ha dado una actualización de su estado de salud.

Kiko tendrá que volver a pasar por quirófano, puesto que la infección no ha remitido aún, pero él se encuentra tranquilo y confiado en el equipo médico. Comprende que son cosas normales que pueden pasarle a cualquiera.

 

La infección le afectó al hígado también, pero este problema ya lo tiene superado, por lo que le tranquiliza más aún.

 

Le tienen que colocar un nuevo catéter y eliminarle el que ya tiene en unas semanas, que al parecer tiene alguna fuga, con el que tendrá que estar unos meses.

 

Sobre sus vacaciones, Matamoros defiende que puede hacer lo que quiera y que quería descansar en un lugar alejado del foco mediático, por lo que eligió irse al extranjero. Es una decisión bajo su responsabilidad.

 

A pesar de todo, Kiko se siente optimista y con ganas de volver a los platós.

 

Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies