Amazon obligado a dar de alta como trabajadores a más de 4.000 repartidores que Inspección de Trabajo considera falsos autónomos

La gran mayoría de startups en sus inicios e incluso mucho después utilizan los servicios de los autónomos u otras pequeñas compañías para algunas tareas ocasionales, sobre todo relacionadas con la logística, que a nivel económico es inviable la contratación de un trabajador.

Sin embargo esta práctica ha creado un nuevo modelo de empleo baso en la sustitución de empleados por autónomos pro ya no solo para algunas tareas ocasionales sino para cumplir con una jornada completa como si de un asalariado se tratase.

Esta mala práctica ha llevado a que muchas empresas se hayan llevado varios reveses legales en España, la más sonada fue Glovo  y sus polémicos “riders” que el Tribunal Supremo declaró como falsos autónomos, ya que debían cumplir unos horarios.

Ahora le ha tocado el turno al gigante logístico Amazon,  tras la denuncia del sindicato UGT contra el funcionamiento del Amazon Flex y que la Inspección de Trabajo ha declarado como falsos autónomos a sus repartidos, por lo que se verá obligado a dar de alta a 4.056 repartidores que la compañía tenía trabajando en Madrid y Barcelona.

Amazon Flex es el servicio para que los autónomos que así lo deseen puedan repartir sus pedidos, tan solo deben registrarse y bajarse la aplicación y podrán ver los pedidos disponibles que pueden repartir a razón de 14 euros la hora.

Además de la obligación de darlos de alta como trabajadores, también deberá abonar unos 6,16 millones de euros por las cotizaciones impagadas  de esos trabajadores durante este tiempo.

 

Comparte: