Antonio David Flores revive uno de los momentos más amargos de su vida en «Quiero Dinero»

Antonio David Flores continúa su participación en el concurso “Quiero Dinero” de “Sálvame Tomate”, donde debe realizar unas pruebas nada sencillas para obtener suculentas sumas de dinero.

 

Durante las preguntas a las que se somete frente al polígrafo “Kopérnica”, Antonio David se ha tenido que enfrentar al recuerdo de uno de los episodios más duros de su vida.

 

En esta ocasión, le ha tocado el turno a cuando se estrenó en la paternidad con su hija Rocío Flores junto a Rocío Carrasco. La pregunta en cuestión fue de las más dolorosas, ya que le preguntaron si barajaron la decisión de abortar al bebé.

 

¿Le pediste a Rocío Carrasco que abortara cuando se quedó embarazada de tu hija Roció?

 

La respuesta ha sido clara, ya que rápidamente ha contestado que no, que fue una niña deseada, pero que le duele que sospechen de él en ese tema.

 

Antonio David reconoce que Rocío llegó al mundo demasiado deprisa, pero que cuando lo supieron tuvieron claro que querían ser padres de esa criatura.

 

Gema López ha removido el tema de la nulidad matrimonial, donde Rocío Carrasco puso esta carta sobre la mesa al pedirla, pero Lydia Lozano aclaró que no fue en este embarazo, sino en el de su hijo David.

 

El padre de Rocío Flores ha confirmado que para obtener la nulidad matrimonial, este es un tema que se utiliza como motivo de separación y disolución del matrimonio. En esta ocasión, Antonio David recordó haberlo pasado muy mal con el tema de la nulidad matrimonial, ya que tuvo que soportar graves acusaciones contra él, e incluso tuvo que soportar las mentiras de la familia para que Rocío consiguiera la nulidad.

 

Además, el ex guardia civil ha dejado claro que sí le dieron la nulidad a Rocío porque el mundo se mueve con dinero, y si la pagas, te la dan.

 

Belén Esteban le ha dado la razón sobre esto, ya que cuando ella estaba casada con Fran Álvarez, también la pidió y reconoce que por 6.000 euros se la daban sin más, sólo teniendo que pasar por un juicio eclesiástico.

 

Antonio David recuerda su juicio eclesiástico, en el que el presidente del tribunal eclesiástico se portó muy mal con él, diciéndole muchas cosas feas y duras.

Comparte: