Coronavirus: ¿qué mascarilla protege mejor?

Con la pandemia del coronavirus se ha abierto un nuevo mercado,  las mascarillas personalizadas, aunque de dudosa eficacia frente al virus.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Northwestern (Reino Unido) ha realizado un estudio para determinar que tipo de material es más eficaz para atrapar las partículas ultrafinas que pueden contener el virus de la COVID-19.

Han probado todo tipo de materiales,  hasta pantalones vaqueros y bolsas de envasar al vacío para comprobar que eficacia tenían para filtrar partículas de entre 0,02 y 0,01 micrómetros a altas velocidades (velocidades a las que viajarían estas partículas por la tos o la respiración).

Además de probar tejidos que son utilizados para la fabricación de mascarillas caseras,  también quisieron probar las  mascarillas KN95 y las quirúrgicas.

Los resultados pueden sorprender a muchos, pues de los tejjidos probados la eficacia para filtrar este tipo de partículas son eficaces, aunque las mascarillas KN95 fueron las que mostraron mejor resultado, aunque tras probar con una bolsa de vacío HEPA reutilizable comprobaron que superaba en muchos aspectos el rendimiento de la KN95.

Mascarillas de fabricación caseras.

Las que fueron fabricadas con múltiples capas de tela fueron más eficaces y las que incorporan una interfaz (lo que se utiliza para endurecer los cuellos) mejoraron aún más sus prestaciones aunque dificultaba la respiración.

La eficacia de las llamadas reutilizables

Tambiñen quisieron poner a prueba la reutilización de estas mascarillas de tela, y comprobaron que estando húmedas también son eficaces, y tras un ciclo de lavado y secado mantenían su eficacia, aunque apuntan que tras varios ciclos de lavado las telas empiezan a deteriorarse por lo que su eficacia empieza a bajar, recomendando no reutilizarlas indefinidamente.

Resistencia a la respiración

No solo tienen que proteger, también tienen que dejar al individuo respirar, por lo que también realizaron un estudio de que tejidos permitían respirar mejor manteniendo un equilibrio entre respiración y protección.

La tela vaquera es la que mejor protege, pero es también la que mayor tiene mayor resistencia a la respiración, por lo que no es una mascarilla efectiva.

Al igual que con las bolsas de vacío de un solo uso, que bloquean muy bien las partículas pero que advierten que no deben usarse, porque al cortarlas pueden contener materiales que no son seguros.

A la conclusión que llegan los investigadores es que la mejor mascarilla es la KN95, ya que ofrece una buena filtración de las partículas y permiten la respiración.

 

 

 

 

Comparte: