Irene Rosales se pone de parte de Isabel Pantoja y Kiko Rivera se sincera sobre la situación con su madre en redes sociales

El pasado sábado, en el programa “Viva la vida”, Irene Rosales hablaba sobre el tema de la herencia de su marido Kiko Rivera y la guerra que tiene con su madre Isabel Pantoja.

 

Irene Rosales confesaba que desde que comenzó toda esta polémica, habían tomado la determinación de dejar de ver la televisión, y mantenerse alejados de todo.

 

La colaboradora decía que no sabía cómo ayudar a su marido, que está muy mal anímicamente, pero también se ha puesto de parte de su suegra ante la mirada estupefacta de sus compañeros.

 

A mí también me duele que todo lo que se hable de mi suegra sea negativo. Sé como me ha tratado a mí y como yo la he tratado, y con eso me voy a quedar.

 

Irene, además, ha reconocido que nunca ha escuchado una mala palabra acerca de la familia Rivera, sino todo lo contrario, ya que alguna que otra vez le ha hablado de algún bonito recuerdo junto a Paquirri.

 

La colaboradora se ha querido sincerar con sus compañeros y ha aclarado que, al menos por el momento, una reconciliación a corto plazo de madre e hijo es muy difícil, casi imposible.

 

Por su parte, Kiko Rivera, a través de su cuenta de la red social Instragram, ha compartido un vídeo en directo para agradecer todo el apoyo a sus seguidores, donde ha conseguido llegar al millón de seguidores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)

En este vídeo ha sido bien claro con respecto al tema, ya que ha aclarado que todo esto no lo hace por el dinero, y que no piensa hacer caso de todas las informaciones que están dando, ya que muchas personas no tienen ni idea de lo que hablan.

 

Kiko, muy dolido, ha confesado que no pone en duda el amor de su madre hacia él, pero que esa forma de querer no es para él, es dolorosa.

 

Me alejo de lo que no me compensa y no me hace sentir bien

 

Su mejor amigo, Rafa Mora, ha contado en “Sábado Deluxe” que, de momento, Kiko sólo quiere reunirse con su madre para que le explique exactamente la información y los datos que ella maneja sobre la herencia de su padre, pero en ningún momento con intención de reconciliarse.

 

Comparte: