Vuelven a subir los ERTEs tras el cierre de bares y la limitación horaria

Las nuevas medidas presentadas en las semanas pasadas ya han empezado a hacer “mella” de nuevo en el mundo laboral,  provocando el cierre de muchos negocios, sobre todo hostelería y todo lo relacionado con el turismo, mandando más de 25.000 trabajadores al ERTE aunque se estima que se verán afectados alrededor de 700.000 trabajadores.

Según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF),  se está cerca de vivir momentos como los que se vivieron durante los primeros meses de la pandemia.

La aprobación del nuevo estado de alarma, las restricciones en sectores clave, el decretamiento de confinamientos perimetrales,  y unos datos de contagios que no favorecen a pensar que las medidas vayan a suprimirse en un espacio de tiempo corto, si no más bien que se endurezcan aún más, ha provocado que los dueños de los negocios afectados decidan echar el cierre momentáneo y mandar a sus trabajadores al ERTE, en el mejor de los casos permanecen ofreciendo sus servicios adaptándose a los horarios permitidos, mandando solo a un parte e sus trabajadores a un Expediente Regulador Temporal de Empleo.

Oficinas del SEPE de Madrid, Barcelona, Baleares y Andalucía ya han notado las consecuencias con el aumento de solicitudes de ERTE.

No solo a la restauración le ha afectado estas medidas.

Aunque la hostelería es uno de los sectores que más se ha visto afectado desde que se inició la pandemia,  la crisis que ha provocado el coronavirus es de tal magnitud que incluso grandes corporaciones del retail como El Corte Inglés, Mango, Primark o H&M ya han anunciado nuevos ERTEs lo que provocará que  centenares de empleados pasen cobrar la prestación, lo que supone un aumento en el gasto de prestaciones.

 

 

Comparte: