Isabel Pantoja está cada día más triste y Kiko Rivera se plantea un nuevo paso legal en la herencia de Cantora

Isabel Pantoja aún no ha dado la cara en este tema, y según fuentes cercanas a la cantante, está muy mal de ánimos, visiblemente más delgada y sin poder ver la televisión.

 

Según ha podido confirmar Pepe del Real en «El programa de Ana Rosa» que Isabel Pantoja tiene prohibido ver la televisión por prescripción médica. La tonadillera se plantea intentar un acercamiento con su hijo de cara a las navidades, ya que, tras esta guerra abierta, Isabel se enfrenta a sus navidades más solitarias.

 

Por su parte, Kiko Rivera no piensa darse por vencido en recuperar lo que es suyo y se haga justicia en la herencia de su padre Paquirri, e irá a por todas contra su madre Isabel Pantoja.

 

Hace unas semanas, Kiko Rivera afirmaba que él no había cedido Cantora a su madre sabiendo lo que se le venía, sino que más bien se fio ciegamente de ella, como ha hecho siempre, y firmó todo lo que ella quiso sin estar al tanto de la situación.

 

Ahora, en “El programa de Ana Rosa” han contado que su bufete de abogados ha aclarado que el DJ seguirá una serie de pasos para conseguir hacer justicia con su herencia y la de sus hermanos Fran y Cayetano Rivera, y comenzará por pedir una auditoría a la tonadillera.

 

Para recabar toda la información posible sería necesario un requerimiento del inventario de Cantora de los últimos 33 años, sobre todo del período comprendido entre 2002 a 2015, que dejarían a Kiko con una gran hipoteca y endeudado hasta las cejas, con una suma que asciende a un total de 3,8 millones.

 

Si Isabel Pantoja se niega a hacerlo, entonces Kiko podría dar el siguiente paso, que sería demandarla, pero antes de llegar a esto, el DJ intentará jugar todas sus cartas.

 

 

Comparte: