La declaración de amor de Kiko Rivera a su mujer Irene Rosales en «Viva la vida»

No está siendo una buena época para Kiko Rivera, y es que el conflicto que tiene con su madre Isabel Pantoja por la herencia de Paquirri y Cantora ha hecho que madre e hijo se distancien tanto que incluso hayan roto su relación.

 

Actualmente, Kiko ha lanzado un nuevo sencillo, «Cicatrices», que deja entrever el dolor que siente por la grave situación que está viviendo, ya que él siempre ha estado muy unido a su madre.

 

Aunque no todo iba a ser malo, y es que siempre se puede sacar algo positivo de todo, y es que esta situación ha hecho que Kiko se acerque mucho más a su familia paterna y sus hermanos, Fran y Cayetano Rivera, como ya ha mostrado en redes sociales con una foto de los tres felicitando las fiestas a sus seguidores.

 

Ahora, Kiko ha compartido una imagen en redes sociales de lo más emotiva, en la que se ve la silueta de una mujer con un niño con una lágrima encima.

 

Además, la fotografía va a acompañada de un llamativo texto:

 

Tienes derecho a tomar distancia con las personas que de forma consciente o no te hacen daño… incluso si es tu madre. No se puede luchar contra quien no lucha por tenerte ♥

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)

Kiko Rivera deja claro que hay cosas que debe elegir, y entre caso, se elige a sí mismo aunque esto implique alejarse de su madre que lo ha dañado.

 

Dentro del caos, el DJ se está apoyando en su mujer Irene Rosales, que se ha vuelto un pilar fundamental en su vida, por lo que el pasado sábado, en «Viva la vida», le dedicó una preciosa declaración de amor que significaba mucho para él.

 

Vamos a intentar que estos días sean super felices por nuestra niñas y también por nosotros, que nos merecemos un poquito de normalidad. Te quiero mucho

 

Irene Rosales ha acuñado estas palabras con el máximo amor, agradeciéndole estas palabras y demostrándole su amor, declarando que todo esto le ha servido para estar más unidos que nunca y se apoyan el uno en el otro para hacerse la vida más feliz.

Comparte: