Alonso Caparrós recuerda la peor época de su tormentoso pasado

Alonso Caparrós ha querido compartir un momento muy duro de su vida con sus compañeros de “Sálvame”, aprovechando que Jorge Javier Vázquez hablaba sobre el problema de los “sintecho”.

 

Anteriormente, Alonso Caparrós y su mujer Angélica ofrecieron una exclusiva a la revista “Lecturas” donde relataban el tormentoso pasado del presentador, así como su lucha contra la drogadicción.

 

Ahora, ha querido volver a revivir esta época y abrir su corazón sobre un momento desconocido incluso para su familia.

 

“Estuve a esto de quedarme en la calle”

Alonso Caparrós comenzó contando que por sus problemas con las drogas, estuvo a punto de quedarse en la calle, y creando consciencia de que, aunque parece que es algo que no nos puede pasar, sí que puede pasar y antes de lo que creemos.

 

Hoy en día, el presentador está rehabilitado y vive un momento inmejorable de su vida privada, pero eso no quita que en esa época tuviera muchísimos problemas como para acabar casi en la indigencia.

 

“Afortunadamente, no tuve que vivir en la calle”

El colaborador de “Sálvame” agradece enormemente que apareciese un amigo cuando más solo estaba, sin nadie más y con su familia apartada de todo.

 

Confesó que llegó a aislarse por vergüenza, por no reconocer que no tenía para comer. Se alimentaba a base de puré de zanahoria y de patata.

 

A esto se le sumaban las deudas que tenía y la gran adicción en la que estaba envuelto.

 

“Con Alfonso estaré en deuda toda la vida”

Su amigo Alfonso decidió ayudarle y le daba cubos con comida al día, de manera voluntaria, algo que Alonso agradece enormemente de corazón.

 

Alonso tenía retrasos en el alquiler, y no tuvo valor de acudir a nadie. Ahora, reconoce que iría a pedir ayuda sin dudar.

 

El colaborador, muy emocionado, confiesa que nunca contó nada a nadie por vergüenza, ni siquiera a sus padres, ni quería pedir dinero porque sabía que su problema con las drogas lo iba a fastidiar todo.

 

Alonso Caparrós considera que el problema de los “sintecho” es mucho mayor que estar en la calle, ya que cada uno acarrea algún que otro problema. Y también cree que existen muy pocas personas realmente solidarias.

Comparte: